miércoles, 27 de junio de 2012

jueves, 21 de junio de 2012

Diosa madre de Valdeande

Artículo copiado de: http://iberiamagica.blogspot.com.es/2012/06/la-diosa-madre-valdeande.html

 La Diosa Madre, Valdeande

Hoy traemos una creación que es una auténtica curiosidad de gran valor, de las tantas que hay dispersas por la piel de toro, que diría Estrabón. Se trata de la conocida como Diosa Madre, una escultura en piedra que se encuentra en la actualidad incrustada en un muro, en plena calle, en Valdeande, en la comarca de Ribera del Duero. En fotografía cuesta distinguir la figura, pues por su antigüedad y, seguramente, por todas las inclemencias sufridas por encontrarse, como se ha dicho, a la intemperie, está bastante deteriorada. Tuvimos constancia de ella gracias a una persona, natural de este municipio, que nos habló de ella. Pero es muy poca la información que hemos encontrado, únicamente una mención en la Wikipedia que se nos antoja muy pobre y confusa, donde se dice que es "de origen cartaginés, de hace 2500 años".

Wikipedia

Cerca de la propia población, y dentro del término municipal, se encuentra el yacimiento arqueológico de Ciella, una mansión romana que muchos autores identifican con Gella, una de las 17 ciudades vacceas nombradas por Ptolomeo. Es posible que la Diosa fuera encontrada en este antiguo poblamiento y traída al pueblo para ser reutilizada en la construcción del muro donde se encuentra. Sería deseable que saliera del olvido, más allá del conocimiento de los propios vecinos del pueblo, y fuera estudiada como se merece, aunque cualquiera sabe qué es mejor o qué es peor en estos casos.


Valdeande, valdeande.blogspot.com

martes, 19 de junio de 2012

Don Agustín. Las Campanas se caían...

Charla I Semana Cultural "No soy investigador ni historiador, sencillamente, quiero a mi pueblo. Las campanas se caían..."  

Así hablaba Don Agustín Peña. 


La Charla fue dada, el 14 de Agosto de 1.996. Marcaba el inicio de La 1ª Semana Cultural, Y veamos algunas de las cosas que nos enseñó:
1º. ORIGEN DEL NOMBRE DE VALDEANDE.
En la Obra del Obispado de Burgos y Castilla primitiva, de Don Luciano Serrano, Abad de Silos, se nos dice que muchos pueblos tomaron el nombre de sus fundadores, entre los que figura Valdefandez -Valle de Fernandez - lo cual era muy corriente, ya que a mediado que avanzaba la Reconquista, entregaban las tierras a aquellos que se habían distinguido en la guerra.
Que nuestro pueblo debía de ser un valle fértil, se puede contemplar desde la bajada de Caleruega, o desde la cima que corona las "fuentes". Un valle lleno de agua, con unos montes poblados de enebros y robles, necesariamente tenía que ser atractivo para repoblar
2º.- CIELLA.
Hay un documento en el Cartulario de Arlanza, del año 1.042, en el que consta que el Monasterio de Santa Marina de Cela, en Valdeande "sita in territotio Cluniae".
La calzada romana, iba desde Clunia, pasando por Valdeande, hasta Villahoz, y allí se bifurcaba en dos.
Debía de haber un puente romano, lo necesitaban para atravesar el Esgueva (Esceva o Auseva).
3.- LA IGLESIA.
Hay sobradas razones para pensar que hubo una iglesia visigótica en Valdeande en el siglo IX.
Hay una cruz visigótica en el bautisterio, que se considera una de las primeras construcciones de la iglesia parroquial.
La pila bautismal, también parece ser del siglo IX, la cruz, que es uno de los signos que tiene como enseña bautismal, tiene la traza de visigótica. Representa una catequización bautismal, la entrega de la cruz y las palabras.
La columna que sostiene como peana hoy a la Virgen del Moral, es claramente visigótica, y estaba tapada entre el púlpito y la Virgen del Rosario.
3.- PERTENENCIA A LA DIOCESIS DE OSMA.
A finales del siglo XI se delimitan los límites de la antigua diócesis oxomense con la de Burgos. Y entre otras cosas dice: Pertenecerán a Osma las diócesis del margen derecha del Arandilla donde ejerciere justicia el Ministerio Real de Clunia, y entre estos pueblos figura Valdeande.
Hay otro documento, que dice que Alfonso VII, en Burgos, ratifica los límites entre la diócesis de Burgos y de Burgo de Osma, en Septiembre de 1.136, y entre los pueblos que se mencionan, figura Valdefandez.
4.- TARDO ROMANICO.
¿Cuándo se comenzó la actual iglesia? ¿Se edificó aprovechando la visigótica?, ¿Fue sobre las dependencias de la Torre fortaleza? Son incógnitas por despejar. De cualquier forma, si que parece que hay restos del siglo XII, como puede ser todo lo que es actualmente el porche y la espadaña (campanario de una solo pared), que fue tapada al colocar el reloj.
De todos modos, hay un documento en la Biblioteca Nacional, en el que nos consta que en el siglo XIII, el 29 de Junio de 1.236, se celebraban los concejos en el pórtico de la Iglesia. Este documento es interesante, porque nos habla de un contrato con el Abad de Silos, de un señor que vende al Monasterio sus posesiones por una mula ensillada y enfrenada.
5.-TALLAS.
El Cristo de la Misericordia. Una asignatura que hemos tenido pendiente desde hace mas de un siglo. El Cristo de la Misericordia es una talla de uno cincuenta de altura y con una estructura de la transición del románico al gótico. En su día se cometió el atropello de aserrarle los brazos para sacarle en la procesión del Viernes Santo, teniéndole el resto del año en el Altar, lateral izquierdo del Presbiterio, antes de la restauración de la iglesia.
La Virgen del Moral. Una imagen de la Virgen sentada, que conserva muy bien toda la policromía. También la podemos catalogar como de transición del románico al gótico, siglo XIV. Muchos años estuvo en una Ermita que llevaba su nombre y estaba situada a la entrada del pueblo, viniendo de Aranda, junto a la carretera y donde arranca la calle del Moral.
6.- LA FUENTE VIEJA.
Se han dicho de ella muchas cosas. Nos han hablado que es de los moros. Conviene conservarla con mimo, porque algún día nos puede dar alguna sorpresa y que sea agradable o desagradable depende de como la conservemos.
7.- EL GOTICO.
Hay tres piezas significativas. La bóveda del presbiterio, el sagrario incrustado en la pared lateral derecha y el ventanal del lateral izquierdo.
8.- EL RENACIMIENTO.
Una pieza muy característica y muy discutida, que ha merecido la pena restaurar es el Retablo del Altar Mayor. No se atina con su autor. Perteneciente a la segunda mitad del siglo XVI, unos dicen que es de la escuela de Valladolid- Alonso Berruguete. No es uniforme, y algunos cuadros tienen marcada influencia italiana. Parece que las dos calles primeras tienen una mayor coherencia. De todas formas, es una obra que después de restaurada, merece la pena seguir estudiando.
Son considerables, también del renacimiento, el Calvario y la Virgen del Rosario de los altares centrales laterales.
9.- LA TALLA DE LA VIRGEN DEL JUNCAL.
Muy discutida, desde los que afirmaron ser totalmente románica, hasta los que dicen hoy carecer de valor artístico. Esto no quita para que el amor que la tenemos los Valdeandinos, como patrona, y sigamos cantando la coplilla popular que en otras partes he oído atribuir a otras imágenes de la Virgen "Virgen de Villalonga, ¿quien es tu hermana? La Virgen de la Viñas que está en Aranda." Puede descender del poblado de Villaluenga, que se enterró ante la persecución de los moros, y que alguien con el tiempo la descubriese entre una junquera. Puede ser que tantos años enterrada la haya hecho perder su autenticidad, y por eso se diga que no tiene valor.
10.- SANTA MARIA DE CELA.
Son muchos los documentos que hay sobre dicho monasterio.
Fernando I, el 1 de Julio de 1037, lo dona a San Pedro de Arlanza.
El 1 de Julio de 1042, también Fernando I, ratifica el donativo de Santa María de Cela, y da una orden de repoblación de la zona.
El 1 de Septiembre de 1044, confirma la posesión a San Pedro de Arlanza, y declara el monasterio de Santa María de Cela, totalmente libre de dependencia señorial.
El 28 de Abril de 1076, Gonzalo Gonzalez, se ofrece al Monasterio de Cela, y le da su Iglesia de Bustillo ( pueblo antiguo en el termino de Santa María del Campo, lindando con Escuderos).
El 6 de enero de 1081, Alfonso VI, ratifica a Arlanza para gastos del alumbrado de su Iglesia, la posesión de Santa María de Cela.
El 12 de Febrero de 1147, en una disputa por la posesión de Santa Maria de Cela, entre el Obispado de Osma,y San Pedro de Arlanza, se declara a favor de San Pedro de Arlanza.
El 21 de Septiembre de 1217, en una Bula pancarta de Honorio III, recibe bajo protección Apostólica a Arlanza, y confirma la posesión de sus iglesias, y entre ellas, se encuentra Santi Joannis de Cela.
También se habla de dos iglesias, la de San Miguel, y la de Santa María.

Y DEL FUTURO ¿QUE?
Muchos son los interrogantes a los que invito a las jóvenes generaciones a dar respuesta sobre el pasado. Y esto, con tanta urgencia, como que un pueblo que no tiene raíces, no tiene futuro. Por eso me permito lanzar unos trazos y pistas por donde, a mi modo de ver debía caminar el progreso de nuestro pueblo para no perder la historia.
1.- Desarrollar la cultura, conservando la identidad y en coherencia con la cultura actual (Sería interesante crear un museo Etnológico). Aquí es donde tienen un puesto insustituible la Asociación Cultural "El Moral" y las Semana Culturales. Opino que su tarea debe ser la de desarrollar cada año uno de los temas del pasado y una respuesta para el futuro.
2.- La repoblación forestal. Las montañas peladas, no se parecen nada a aquellas del Valle de Fernández, con sus enebros y robles autóctonos. Fomentar lo que nace y repoblar lo que falta. Un pueblo que no respeta la naturaleza, se queda reducido al desierto.
3.- Plantación de viñedo. Es curioso, que los que no tienen denominación de origen, lo estén buscando y los que la tenemos, no sepamos aprovecharla.
4.- Todo ello en Desarrollo comunitario. Y aquí tiene una gran labor la Asociación Cultural con el Ayuntamiento. Crear espacios de convivencia, para fomentar talante de corresponsabilidad y de solidaridad que estimule a vivir en el pueblo.
Valdeande, 14 de Agosto de 1996. Don Agustín Peña.
Desde esta Web, solo nos queda decir:
"GRACIAS, DON AGUSTIN, POR LUCHAR PARA QUE SIGAN SONANDO LAS CAMPANAS DE VALDEANDE, Y POR ENSEÑARNOS TANTAS COSAS"



Muere a los 84 años Agustín Peña, el impulsor de la acción social en Las Matillas

En los años 70 alentó la creación del colegio del barrio mirandés y la militancia obrera cristiana
El funeral se celebró ayer y ya descansa en su pueblo natal, Valdeande
J. C. R.  Burgos
A Agustín Peña bien se le podría llamar el ‘cura de Las Matillas’. Moría el pasado sábado en Burgos, en la residencia de Barrantes, donde residía desde hace un año. El 28 de agosto próximo cumpliría 84 años. Hablar de este sacerdote en Las Matillas es hacer que se iluminen la cara a muchas personas, desde las amas de casa de entonces a los obreros a los que apoyó, en la etapa más complicada de la incipiente democracia, cuando vivían los conflictos más duros en sus empresas.
Agustín Peña Vicario nació en Valdeande, muy cerquita de la cuna del patrón de la provincia, Santo Domingo de Guzman, Caleruega, un caluroso día 28 de agosto de 1928. Un amigo del pueblo es quien le mete el gusanillo de la vocación y su primer objetivo es ser monje benedictino en Silos. Pero los ‘renglones torcidos de Dios’ le llevan por otro camino e ingresa en el seminario de El Burgo de Osma y se ordena sacerdote en la catedral burgense. Espejón, Nomparedes y Castil de Tierra en la provincia de Soria; y Quintanamanvirgo; Berlangas de Roa; Barbadillo del Mercado, Miranda de Ebro, Aranda de Duero; Fuentelcésped y Burgos fueron sus hogares.
En todos ellos dejó huella porque siempre se embarcó en proyectos atractivos y se mojó con los jóvenes y con los pobres.
Uno de esos pequeños milagros surgidos desde el trabajo en común se produjo en Barbadillo del Mercado. Allí, entre Peña y un grupo de jóvenes tuvieron el valor de iniciar un taller de confección que llegó a producir 22.000 pantalones para la firma Confecciones Moradillo. Pero es eso sólo una pequeña muestra.
Las Matillas
Las relaciones con la jerarquía de la Iglesia no fueron nunca un punto fuerte de Peña. Siempre empeñado en la tarea de la evangelización a pie de obra, chocó en muchas ocasiones con obispos y curia. Miranda era una ciudad obrera con una fuerte implicación social de muchos vecinos y profundamente en crisis en el final de los años 70. Le trasladaron a un barrio abandonado y pobre, donde creó trabajo para los parados en la iglesia de San José Obrero. El barrio de Las Matillas, tal y como hoy se conoce difiere del actual. Estaba entre medio de una barriada obrera, pero más o menos acomodada, como era la de las viviendas de los empleados en la Central Nuclear de Garoña,  Nuclenor, y una de las zonas más deprimidas y tristes de Miranda, Las Californias. Los niños campaban a sus anchas por los descampados. No tenían escuela en el barrio y para asistir a clase debían de cruzar el peligroso paso del ferrocarril con una veintena de vías llenas de peligro.
Su primera opción en Las Matillas fue por los pobres. Un colegio, que lleva ya 32 años de vida, y una parroquia son la herencia que en el barrio de Las Matillas recogieron de Agustín. Pero hay más. Los hombres, mujeres, niñas, niños, mayores… gente de todas las edades y condición recuerdan hoy a Peña como aquél hombre comprometido con la sociedad, con el barrio, con los pobres… dignificar la sociedad y, sobre todo, dar voz a quienes no la tienen; amor generoso, fuera de toda duda y salpicado por una iniciación incipiente en la HOAC que da forma y modela la vida de Agustín.
El Cospac
Unos años más tarde, el arzobispo Teodoro Cardenal le trasladó a la Ribera del Duero a Agustín, a Fuentelcésped. Allí mantuvo su voluntad de orientar a los vecinos hacia la solidaridad y el trabajo comunitario. En su afán, en una etapa de crisis económica como la actual, junto a unos jóvenes y mayores, Agustín pone en marcha el COSPAC (Comité de Solidaridad con los Parados de Aranda y su Comarca). Y creó Cáritas Interparroquial en la capital ribereña. El empuje de este hombre maduro, pero con unas inquietudes de joven, era sorprendente. Era capaz de arrastrar con la fuerza de un adolescente a mayores y jóvenes; sus manos de obrero amasaron junto a los ribereños un modelo de persona nuevo que se encarnó en parroquias como Santa Catalina o en San José.  En Fuentelcésped también conocieron la garra del sacerdote. A la vera de la Virgen de Nava, con unos jóvenes entusiastas, pusieron en marcha la Cooperativa Nuestra Señora de Nava para aprovechar el campo y la potencialidad de las viñas.
Inmigrantes
En la etapa final de su vida, inició también la pastoral con inmigrantes con un pequeño grupo de latinoamericanos de distintos países, para que la Iglesia no sólo se ocupara de lo social sino también de lo espiritual, para que no perdieran su fe, sus costumbres religiosas, y se integran en la sociedad.
Muchos logros consiguieron, entre otros orientar a los inmigrantes en esta situación donde hay una cultura materialista y de consumismo y  constituir en 2002 la Mesa de Pastoral con Inmigrantes.
En la etapa última de su vida, un accidente de tráfico limitó su movilidad pero no su afán por evangelizar. Siguió en activo en la HOAC como consiliario e impulsor de sus equipos. Una inoportuna caída en octubre de 2010 mermó sus facultades hasta que el sábado por la tarde saludó a sus compañeros de la HOAC por última vez con la frase que tantas veces repitió: «Hasta mañana en el altar».
El entierro tuvo lugar ayer en su pueblo natal, Valdeande y el viernes que viene está previsto que se celebre un funeral en su memoria en Burgos, en la parroquia del Espíritu Santo a las 19.30 horas.

>IN MEMORIAM
Don Agustín de todos. Por Raúl Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo (en la edición impresa)

Huellas en el barro

YO LE CONOCÍ ya mayor y ya me impresionó su ejemplo. Pero quienes sabían de él porque convivieron antes que yo, coinciden en que era un hombre enérgico, con muchísima vitalidad, entregado y con esa pizca (o más) de mala uva tan necesaria para, cuando era útil, dar un golpe sobre la mesa y decir basta, o decir adelante. Tenía 84 años cuando murió el pasado 16 de junio. Y aún en los últimos años de su vida, que es cuando yo le conocí, pese a acompañarse de un bastón, un andador o una silla de ruedas, era un vitalista. Un cura de esos que se dejan la piel a girones en cada empellón por la justicia. De los que se enfrentan con la jerarquía cuando ésta se olvida de los pobres; de los que empuñan la hoz y el martillo en la defensa de los obreros; de los que aceptan la enfermedad; de los que testimonian sin decir una palabra porque no es necesario pronunciarlas cuando hay que tomar la calle o cuando hay que ir en retirada. Su nombre, Agustín Peña. Hoy reposa ya en su pueblo natal, Valdeande.
Se fue en los días más largos, de más luz del año. Y eso es lo que nos dejó como herencia, la luz de los pobres. Aprendimos el carácter; el tesón; la fuerza y sobre todo, el compromiso. Porque él no entendía una fe sin compromiso; una Iglesia sin compromiso; una HOAC sin acción. Aprendimos a no desfallecer y reponernos en la adversidad; y en el último tramo de su vida, la paciencia del pobre, del enfermo, del desvalido.
Se fue en las noches más cortas, en las que hay menos oscuridad. Toda una metáfora de su vida. De su herencia bien saben en el barrio de Las Matillas, en Miranda; en la Ribera con la creación del Comité de Solidaridad con los Parados de Aranda y su Comarca; con la puesta en marcha en las dos ciudades de Cáritas. Con su empeño por los pobres. En esa Iglesia yo sí creo, en la otra, la oficial, no. Porque Agustín me demostró que ese era el mensaje de Jesús, no el que los ‘otros’ que predican y no practican; y lo demostró con su vida. Sus huellas están frescas en el barro de la vida. Y son un ejemplo a seguir.
JULIO CÉSAR RICO

miércoles, 13 de junio de 2012

San Pedro 2012

En toda la Ribera se oirá un solo grito:

¡¡¡¡¡¡¡ VIVA SAN PEDRO APOSTOL Y TODO SU ACOMPAÑAMIENTO !!!!!!!

¡¡¡VIVA!!!  ..
Y recordad que nuestro pueblo es mágico, que solo existe un San Pedro en el mundo con los guantes negros, y ese es el San Pedro de Valdeande, de Valdeandemagico.
FELICES FIESTAS
..